Sansabor®

Nunca es tarde… Pollo al Cognac

Cuando la primavera se pone esquiva y el calorcito se ve lejano, puede ser adecuado agachar el moño con dignidad. Y más que adecuado cuando es con pollo al cognac.

4 a 6 personas • 2 horas

Calienta una olla grande a fuego medio y echa dentro un buen chorro de aceite de oliva. Echa la cebolla, la zanahoria y el ajo e incorpora bien.

Agrega el orégano, la nuez moscada, el ají de color y unos buenos pocos de sal y pimienta. Saltea por alrededor de 5 minutos revolviendo de vez en cuando, hasta que la cebolla esté blanda y haya soltado jugo.

Luego echa el vino blanco, el vinagre y el azúcar, mezcla bien y deja calentar a fuego bajo.

Por mientras, echa la harina en un bol grande y pon adentro dos tutos. Acá tienes dos opciones: puedes poner los tutos con piel o sin piel. La primera opción es más chancha y sabrosa, y la segunda es más livianita. Muévelos para allá y para acá, de modo que queden cubiertos de harina por todos lados.

Calienta un sartén grande a fuego medio. Echa un buen chorro de aceite de oliva y la mantequilla, e inclina el sartén hacia todos lados para que se cubra todo el fondo.

Una vez caliente pon a dorar los tutos por lado y lado, un buen rato por el lado de la piel si acaso te fuiste por ese camino (hasta que al levantarlos con una tenaza la piel esté bien bien dorada). Si te fuiste por el camino suave, dóralos unos 2 a 3 minutos por lado.

Es probable que no te quepan todos los tutos al mismo tiempo en el sartén, por lo que haz este paso en 2 o 3 tandas. Cuando termines con una, acomoda los tutos dorados dentro de la olla, «enterrándolos» en el sofrito caldúo.

Una vez listo el dorado y bien acomodados los tutos en la olla, ponle la tapa y deja cocinar a fuego bien bajo por 1 hora y media. Chequea el hervor: si burbujea muy fuerte es mejor que pongas la olla sobre un tostador para suavizar el fuego.

Por mientras ¡empieza a cortar papas!

Cumplido el tiempo de cocción, destapa la olla y sube el fuego al máximo. Si usaste un tostador, pa fuera.

Cuando el caldo esté hirviendo con intensidad, echa dentro las 2 tazas de cognac. En vez de revolver con la cuchara de palo, mueve la olla con unos meneos circulares, así se mezcla la cosa pero no se rompen los tutos.

Sin miedo, pero con cierta precaución, acerca un fósforo prendido a la superficie burbujeante. Una llama azul debiera cubrir el caldo. Para que no se apague, dale unas sacudidas a la olla y… mantenlo prendido ¡fuego! y no lo dejes apagar. Sigue sacudiendo hasta que se extinga solo y al acercar otro fósforo encendido ya no aparezca ninguna llama en la superficie.

Esto es un paso importante. Hay que quemar el alcohol del caldo para que no quede amargo.

Terminado el momento adrenalina, baja nuevamente el fuego y deja cocer por unos 10 minutos más. Luego apágalo, tapa la olla y deja reposar.

Y partiste a freír papas.

Pégale un calentón a la olla cuando las papas estén a punto, y a la mesa.

Salir de la versión móvil