Sansabor®

Una ensalada poca

Espinacas doradas, porotos negros, coliflor salteada con cebolla acaramelada, palta, nueces y huevos endiablados picantes

2 personas • 30 mintuos

Calienta un sartén a fuego medio con un chorro de aceite de oliva y saltea la cebolla junto con el ajo y la coliflor, por alrededor de 7 a 10 minutos, o hasta que los arbolitos estén dorados (si la cebolla se dora muy rápido, baja más el fuego). Mientras doras, echa el aliño completo, y unas pizcas de sal y pimienta. Luego traspasa a un plato y deja enfriar.

En el mismo sartén, con el fuego fuerte, echa otro chorro de aceite de oliva y cuando esté caliente dora las espinacas, esta vez por un par de minutos. Después traspásalas a otro plato y deja enfriar.

Cuece los huevos en agua hirviendo por 7 minutos y luego déjalos remojar en agua fría, hasta que se enfríen totalmente. Después pélalos y córtalos por la mitad con cuidado. Con una cucharita saca las yemas y échalas en un pocillo. Agrega la mayonesa, la mostaza y la salsa picante. Echa unas pizcas de sal y mezcla bien con un tenedor, hasta dejar una pasta suave. Rellena cada mitad de huevo con la pasta.

Escurre los porotos sobre un colador y deshazte del caldo. Lávalos un poco bajo el chorro de agua y vuelve a escurrirlos bien.

Arma cada plato: reparte primero los porotos, luego unos montones del salteado de coliflor. Unas manchas de espinaca por ahí y por acá y encima las nueces. Pon encima las mitades de palta, fileteada, y a un lado acomoda los huevos endiablados.

El cuento termina con unos chorritos de aceite de oliva y jugo de limón, y un verde picado que tengas por ahí.

 

 

 

 

Salir de la versión móvil