Sansabor®

Queques de chuchoca, pera al vino tinto y chips de chocolate

Situaciones chilenas para regalonearse bien el feriado

12 queques • 45 minutos

Prende el horno y déjalo calentar a fuego alto. En una olla chica echa 2 cucharadas de azúcar y las 2 de vino tinto. Pon a calentar a fuego fuerte hasta que la mezcla hierva y luego echa los cubos de pera. Deja calentar por 5 minutos revolviendo de vez en cuando. Saca del fuego, echa todo en un bowl chico y deja enfriar.

En un bowl mezcla bien todos los ingredientes secos. En otro recipiente mezcla la leche, los huevos y la vainilla. En un sartén a fuego bajo, o en el microondas derrite la mantequilla. Agrégala a la mezcla líquida y revuelve un poco para que se incorpore.

Toma una bandeja para muffins y pon sobre cada hueco un molde de papel (los venden en los pasillos de cumpleaños). Si no tienes, enmantequilla bien cada hueco.

Con un colador, cuela las peras dejando caer el jugo tinto en el bowl con la mezcla líquida.

Luego echa la mezcla líquida en el bowl con los ingredientes secos, y con una espátula, incorpora todo suavemente, hasta que no queden restos de harina sola. Agrega las peras, los chips de chocolate (deja unos pocos para ponerlos encima) y mezcla con suavidad para que se repartan uniformemente dentro de la mezcla.

Con una cuchara sopera, echa la mezcla en cada hueco del molde casi hasta el borde. Hornea por 15 minutos (a fuego alto los primeros 7 y a fuego medio el resto). Trata de no abrir el horno hasta que estén listos. Cumplidos los 15 minutos, para asegurarte que están listos, mete un mondadiente o un palito en uno de los queques y si sale seco, lo lograste.

Aunque todavía te falta desmoldarlos. Retira y apaga el horno. Deja reposar por 3 minutos. Compueba si están muy pegados, girándolos suavemente como la manilla de una puerta y sácalos. Si están pegados en alguna parte ayúdate con un cuchillo.

Ponlos en una fuente y deja enfriar. Duran ricos hasta dos días en una bolsa ziploc.

Salir de la versión móvil