El rey de los postres invernales. Y un poco de dulzor para apaciguar el sabor amargo de haber estado tan cerca de esa merecida victoria.

00

1 hora

Para la masa

  • 1¼ taza de harina
  • 2 cucharadas de azúcar
  • ½ cucharadita de sal
  • 6 cucharadas de mantequilla
  • 4 cucharadas de agua helada

Para el relleno

  • 5 manzanas rojas
  • jugo de 1 limón
  • 1½ tazas de azúcar
  • 8 cucharadas de mantequilla (½ paquete aprox.)
  • una gotas de vainilla
  • canela, si quieres

Lo ideal ese tener un sartén de fierro de 25-30 cm de diámetro que puedas meter al horno. Si no, te diré cómo hacerlo (*). Pero cómprate uno! Es una joya necesaria.

Prende el horno y déjalo calentar a temperatura alta.

Para hacer la masa, en un bowl mezcla la harina, azúcar y sal. Agrega la mantequilla cortada en cubitos y con un tenedor comienza a romperla, incorporando la harina, como si estuvieras moliendo palta. La idea es que queden terrones del chicos del mismo tamaño. Luego agrega las cucharadas de agua helada, mezclando bien entre cada una. Al final mete las manos y aprieta la masa, hasta formar una bola. Si tienes la Kitchen Aid todo lo anterior se hace en un minuto, usando el batidor plano. Envuelve la masa en film plástico y refrigera, por 20 a 30 minutos.

En un bowl, echa el jugo de limón y una cucharada de azúcar. Toma una manzana, córtale los extremos (arriba y abajo), pélala, córtala en cuartos, y a éstos córtales el hueso (la parte con semillas). La idea que es que cada cuarto quede como una almohada. Repite con el resto de las manzanas. Anda echándolas al bowl y mezcla con el jugo de limón, esto evitará que se oxiden y se oscurezcan. Agrega unas gotas de vainilla, y un poco de canela si quieres.

Calienta el sartén a fuego medio y echa en él la mantequilla. Cuando esté semi-derretida agrega el azúcar y con la cuchara de palo comienza mezclar.

01

Apenas notes que la mezcla empieza a oscurecerse, baja el fuego y pon encima cada cuarto de manzana, con la parte redonda hacia abajo. Hazlo de manera ordenada, rodeando el borde y luego hacia el centro, así quedará más bonita. Si te sobran, no trates de hacer que quepan todas, el caramelo podría rebalsarse en el horno provocando una humareda fatal.

Una vez puestas todas, sube un poco el fuego y deja calentar por unos 5 minutos, poniendo mucha atención con el color del caramelo (si se pone muy oscuro baja o apaga el fuego inmediatamente). Aquí el jugo de las manzanas se funde con el caramelo.

02

Apaga el fuego y deja reposar.

(*) Si no tienes sartén de fierro, ten caliente una fuente redonda para horno con agua hirviendo. Bota el agua y saca una a una las manzanas del sartén y ponlas sobre un plato. Echa el caramelo sobre la fuente y pon las manzanas en la misma posición que antes. Sigue como si la fuente fuera el sartén.

03

Saca la masa del refrigerador. Esparce un poco de harina en el mesón y sobre éste, aplasta la bola. Con un uslero aplasta hacia los lados hasta extenderla lo suficiente como para que cubra el sartén. Extiéndela sobre el sartén y hazle unos cortes. Hornea por 15 a 20 minutos a fuego fuerte, o hasta que la masa esté dorada.

04

Saca del horno y deja enfriar unos 15 minutos. Despega con un cuchillo los bordes de masa que se hayan pegad. Después pon un plato encima y da la vuelta. No levantes el sartén todavía… deja que caiga tranquilamente por unos 5 minutos.

05

Deja enfriar a a temperatura ambiente. Sirve con helado de vainilla (si es el de Crema Americana marca Jumbo, tanto mejor!)

Adaptado de Williams-Sonoma