Para un buen brunch de domingo flojo.

00

2 personas • 30 minutos

01

En una olla con abundante agua hirviendo echa a cocer los espárragos por 3 minutos. Cuélalos y remójalos 1 minuto en agua fría.  Luego sécalos con papel absorbente.

Envuelve cada espárrado con una lámina de jamón serrano y repártelos, uno al lado del otro, sobre dos platos.

02

En una olla con agua fría, pon los 2 huevos y comienza a calentar, a fuego fuerte. Una vez que el agua comience a hervir, cuenta 3 minutos*. Apaga el fuego, bota el agua y sumerge los huevos en agua fría por unos segundos para cortar la cocción.

A cada huevo, con un cuchillo córtales la punta, partiendo con unos golpecitos suaves. Una vez desprendida la punta, toma un huevo con una mano y con la otra toma una cuchara de postre. Introduce la cuchara por el borde y luego gira de a poco el huevo, separando la clara de la cáscara. Para terminar empuja el huevo hacia afuera dejándolo caer en el centro del plato, sobre los espárragos. Repite con el segundo huevo.

03

Sirve de inmediato ¡El díficil momento es decidir cuándo romper la yema!