Sansabor®

Costillar con polenta

Adobado y asado en cerveza negra, mostaza Dijon, miel de palma, orégano fresco y salsa Tabasco

2-3 personas • 2 horas

La noche anterior, deja adobando en un tupperware dentro del refrigerador, el costillar con la cerveza, la mostaza, miel de palma, orégano y salsa Tabasco.

Prende el horno 2 horas antes del almuerzo o comida, a temperatura mínima. Transfiere el costillar y todo el adobo a una fuente para horno. Mete al horno y deja calentar a fuego mínimo, por 2 horas. Da vuela el costillar cada media hora aproximadamente, y moja el lado que quede para arriba con un cucharón con el jugo de la fuente.

Por mientras, corta los tomates en cuartos y sácales a la mayoría la parte babosa con las semillas. En una olla chica a fuego fuerte, calienta un poco de aceite de oliva y agrega los tomates, con sal y pimienta. Dóralos por un par de minutos, tapa la olla y baja el fuego. Deja cocer hasta que los tomates se deshagan, revolviendo de vez en cuando y machacándolos con la cuchara de palo. Una hechos salsa, apaga el fuego y reserva con la olla tapada.

Cuando se haya cumplido el tiempo del costillar, saca la fuente del horno y ponlo sobre una tabla. Córtalo en 6 pedazos, entre el hueso. Devuélvelos a la fuente mojándolos bien con el jugo. Al horno nuevamente, con el fuego al mínimo.

Cuando estén todos listos para sentarse a la mesa, tienes que hacer la polenta. Ten caliente la salsa de tomates. Calienta una olla con 1 taza de agua, 1 taza de leche, y un poco de aceite de oliva, sal y pimienta. Cuando esté a punto de hervir, baja el fuego al mínimo y, revolviendo sin parar, deja caer a modo de lluvia (lentamente), la polenta. Revuelve sin parar por los próximos 5 a 7 minutos, hasta que la mezcla espese. Cuando puedas ver el fondo de la olla en la estela que deja la cuchara de palo, apaga el fuego y sirve inmediatamente.

Salir de la versión móvil