Sansabor®

Pastel de zapallo y quínoa, con fondo de mechada y prietas

Un mellizo del pastel de choclo, para suplir su ausencia durante el invierno.

2-4 personas • 1 a 3 horas (depende si ya tienes la carne mechada)

Si te da lata hacer una mechada, puedes hacerlo con restos de carne que tengas, o carne molida también. Prende el horno a temperatura alta.

Echa a cocer el zapallo cortado en pedazos grandes, hasta que estén bien blandos. En una olla, cuece la quínoa en 1 taza de agua, a fuego lento. Se demora unos 15 minutos aprox, pero es fácil cachar cuando está lista… cuando se haya consumido el agua.

Cuando el zapallo esté listo, quítale la cáscara y échalo en un bowl. Machácalo hasta hacerlo puré y mézclalo con la quínoa. Deja enfriar unos 15 minutos.

 

En la misma olla donde cociste el zapallo, en agua hirviendo cuece 2 prietas por 5 minutos. Pásalas por agua fría un momento, y vacía su contenido en un bowl. Mezcla con la carne mechada (o la que tengas), ve tú la cantidad, pero que no sea mucha. Agrega también la cebolla picada fina y el orégano.

Echa la mezcla en el fondo de unas pailas de greda (da para 2 grandes ó 4 medianas) y mete al horno por 15-20 minutos, o hasta que esté se dore.

 

Por mientras, a la mezcla de zapallo y quínoa, echa el huevo batido (antes de echarlo, reserva una cucharada de éste para pintar). Agrega, sal, pimienta y unos chorritos de aceite de oliva. Mezcla bien. Saca las pailas del horno, y echa encima la mezcla de zapallo. Reparte de manera pareja, tapando el fondo de carne. Pinta la superficie con el huevo que dejaste. Hornea hasta que se dore, unos 15 ó 20 minutos más.

Antes de servir, para el decorado, espolvorea un poco de ají de color en el centro y un chorrito de aceite de oliva.

Salir de la versión móvil