Dale un cariñito a la vieja querida. Entre doce y una la instalas en la cocina, le chantas una copa con champaña y jugo de naranja, y luego la dejas loca con estas tres preparaciones. Ofrécele que te ayude, pero no le aguantes muchas instrucciones.

Pomelo rosado asado

00

2 personas • 1 hora

  • 1 pomelo rosado grande
  • azúcar morena

Prende el horno y déjalo calentar a fuego alto.

02

Parte el pomelo por la mitad. Con una cuchara sopera, separa la “carne” de la cáscara, justo en el límite de la parte blanca.

03

Espolvorea el azúcar encima, cuanto quieras. Pon cada mitad sobre la bandeja del horno y hornea por 15 a 20 minutos, o hasta que  el azúcar se dore un poco. Saca del horno y deja enfriar unos 10 minutos. Luego guárdalas en el refrigerador para que se enfrien completamente. Come con cuchara.

04

Huevos benedicto

Huevos a la copa con salsa holandesa. Puede ser con lo que quieras; tocino, espárragos o salmón ahumado.

05

2 personas • 20 minutos

  • 4 huevos
  • 3 cucharadas de mantequilla
  • jugo de 1 limón

En un recipiente chico con mango y que puedas calentar a bañomaría, echa 2 yemas, el jugo de limón y sal. Luego en un sartén a fuego bajo o en el microondas, derrite la mantequilla y déjala reposar, sin que se solidifique. Déjala a mano.

06

Pon a calentar los otros 2 huevos para hacerlos a la copa. Mientras se calienta el agua, con un batidor manual bate la mezcla de yemas y jugo de limón hasta que quede uniforme. Luego llena un recipiente con agua caliente y déjalo a mano.

Entonces, cuando el agua de los huevos empiece a hervir, agarra con una mano el recipiente con las yemas batidas y pósalo -sin soltarlo- sobre el agua hirviendo. Con la otra mano toma el batidor manual y comienza a agitar. De a poco la la mezcla comienza a espesar.

Cuando tenga la consistencia de una mayonesa, sin dejar de batir retira el recipiente del agua hirviendo y ponlo sobre el de agua caliente que dejaste a un lado. Agrega la mantequilla derretida y 1 cucharada de agua tibia. Sigue revolviendo por un minuto más y deja reposar sobre el agua para que no se enfríe. Hay que ser muy cuidadoso al momento de retirar del bañomaría porque es muy fácil que las yemas se recuezan.

Cuando los huevos estén listos, vacía cada uno en un plato. Encima de una tostada con el salmón por ejemplo. O con pedazos de tocino crujiente, qué se yo. Echa encima la salsa holandesa y a comer altiro.

Yogurt espumoso y granola

Un poco de dulce ahora. Con miel y arándanos.

07

En dos vasos pon un poco de granola, echa encima miel de palma o miel de abejas líquida. En un bowl, echa el yogurt natural y con un batidor manual, bátelo bien hasta que quede espumoso. Échalo encima y arriba pon unos arándanos o la fruta que se te ocurra.

Un beso y un café con leche, para terminar.