O Waffle si quieren. Con helado de vainilla, mantequilla de maní y miel de palma. Pum, postre.

2 personas • 5 minutos

  • 2 waffles congelados
  • helado de vainilla
  • mantequilla de maní
  • miel de palma
  • 6 pistachos, picados

Saca los waffles del freezer y caliéntalos en el tostador hasta que estén dorados. Pon cada uno en un plato y antes de que se enfríen, úntales con un cuchillo un poco de mantequilla de maní. Encima pon una bola de helado, luego chorrea de manera “artística” la miel de palma y decora con los pistachos. Sirve altiro; el waffle tibio con el helado es una sensación.