Sansabor®

Habas dulces, zapallo salado

Contradictoria compañía para una carne al jugo por ejemplo.

2 personas • 30 minutos

Pon a cocer los cubos de zapallo en agua hirviendo hasta que estén bien blandos. Si vas a usar habas a granel, échalas a cocer también, por no más de 3 minutos. Si vas a usar habas congeladas, remójalas un rato en agua caliente. Por mientas pica la cebolla bien fina.

Cuando estén listas, pélalas; pellizcando el hollejo para que se abra un poco, y luego apretándolas para que el interior salga. Es bien terapéutico.

Cuando al zapallo le falte poco (pínchalo como un cuchillo para ver qué tan blando está) calienta un sartén a fuego medio con un poco de aceite de oliva. Echa la cebolla, un poco de sal y pimienta. Dora un par de minutos y luego agrega las habas. Sigue dorando unos minutos más, revolviendo siempre.

Agrega el azúcar, revuelve y, si tienes, echa unos chorritos de cognac, o vino blanco. Si no, echa unas dos cucharadas de agua. Revuelve por un minuto más. Luego baja el fuego, pon el sartén sobre un tostador y tápalo con alguna tapa de olla que le haga la medida, o un plato.

Si los zapallos están listos, cuélalos y devuélvelos a la olla. Echa 1 cucharada de mantequilla o un poco más si quieres, luego sal y la salsa inglesa. Mezcla bien, machacando los zapallos. Prueba para ver cómo está de sal.

La habas tienen que estar blandas pero cuida que no se hagan puré. Sirve las dos preparaciones calientes, una al lado de la otra, una encima de la otra, o de otra forma si te embarga la creatividad.

• Si vas a imprimir esta receta, hazlo en una hoja que ya hayas usado por un lado.
Salir de la versión móvil