Con “suaves notas” de maní, y miel de palma para endulzar.

2-4 personas • 15 minutos

  • 1 huevo
  • ¼ taza de leche
  • 1 cucharada de mantequilla de maní
  • 3 cucharadas de harina
  • miel de palma

En la juguera, mini-pimer o mejor con una batidora, mezcla bien durante unos 3 minutos el huevo, la leche, la harina y la mantequilla de maní (que esté a temperatura ambiente o levemente derretida). Agrega una pizca de sal.

En un sartén chico y de teflón, calienta a fuego medio un poco de mantequilla hasta que se derrita. Repártela por toda la superficie moviendo e inclinando el sartén.

Deja caer de a poco con un chorrito en el centro la mitad de la mezcla o lo suficiente para cubrir la superficie del sartén. Deja dorar unos dos minutos, moviendo el sartén de vez en cuando con movimientos rápidos y cortos adelante-atrás, para comprobar que la mezcla no esté pegada.

Si te inunda el entusiasmo, da vuelta el panqueque haciéndolo girar en el aire. Si no tanto, ayúdate con una espátula. Dora otros dos minutos. Repite con lo que queda de la mezcla, agregando otro poco de mantequilla al sartén.